viernes

Mel Gibson y el Cristianismo

Mel Gibson dirigió la película Apocalipto, donde intenta mostrar que en América, antes de la llegada de los españoles, tampoco reinaba la paz y armonía que muchos pretenden que había.

De hecho, sabemos que las disputas territoriales, religiosas y de poder estaban al orden del día, sobre todo en las comunidades de Centro America, y que mucho de lo que nos muestra la película,
en realidad ocurría; pero ocurría entre fuerzas casi parejas, donde no existía la supremacía absoluta que a los españoles les dio la posesión de las armas de fuego, la rueda, los caballos y los perros entrenados para la guerra.

La cultura que llegaba de Europa, supuestamente más desarrollada, se ocupó de imponer la unificación de religiones para lograr un acatamiento total que permitió la explotación y exterminio de las comunidades locales. Hizo eso apoyándose en las armas.

La paz, la hermandad tan propagada –de boca afuera- por el cristianismo, fue dejada de lado por españoles, portugueses, ingleses y franceses, los principales conquistadores de América, cuando descubrieron que los habitantes originarios de estas tierras sabían donde había oro y eran la única mano de obra disponible.

Volviendo a la película, cuando se realizan los sacrificios humanos en la pirámide y se produce un eclipse y el pueblo aclama, en tanto que el sacerdote y el rey se miran con entendimiento, como diciendo “¡que tontos que son! Nosotros ya habíamos calculado que este eclipse era hoy a esta hora y haberlo previsto, hizo que el pueblo creyera que somos enviados de los dioses”.

Es totalmente cierto que eso sucedía. Los sacerdotes con sus observaciones y cálculos podían predecir el cambio de las estaciones y los eclipses.

Mel Gibson que nos muestra esta trama urdida entre los poderosos de América para continuar dominando los pueblos originarios, en cambio jamás nada dijo que eso mismo sucedió incontables veces en el cristianismo.

Pero en el cristianismo, como no se contaba con gente preparada para hacer cálculos y si la hubiera habido, posiblemente hubieran corrido la suerte que casi estuvo por correr Galileo Galilei, era todo más elemental.

Un día, alguno de estos poderosos con ganas de inmortalizar su nombre, se levantaba de la cama y decía –por ejemplo- que fue visitado por la virgen, un ángel, jesús o el mismo dios en persona yen esa visita se le pidió que hiciera una catedral así o asá, en tal o cual lugar.

¿Quién iba a tener el valor de decir que no era cierto?

El fin perseguido (la construcción de una iglesia para mejor honrar a dios) fue, en cualquier época loable y convenía no solamente al señor feudal o poderoso esclavista que había tenido la visita, sino también a la jerarquía religiosa de la zona, que veía aumentar sus posesiones terrenales y la fe de su grey que conmovida por la milagrosa aparición, se veía compelida a trabajar aún más y a dar aún más de sus escasas pertenencias para erigir el sagrado recinto.

Si continuamos marchando para atrás en el judeo cristianismo, vemos que estas apariciones menudean en toda la biblia: zarzas ardientes; nubes parlantes; grutas en las que nadie, salvo el elegido ve la imagen de la virgen; montes inaccesibles para todos, menos para el profeta; todo ello rodeado de secreto y transmitido a los pueblos a quienes iban dirigidos con la asertividad necesaria para que nadie lo ponga en duda so pena de terminar degollado, apedreado o en el cadalso.

Más elemental, más propenso a la magia, a la revelación, a las verdades secretas, el judeo cristianismo en nada contribuyó al desarrollo científico o intelectual de los pueblos que logró dominar, como de alguna forma lo hicieron aquellas religiones –que también estando basadas en la perversión de que sus dirigentes tienen contacto de tú a tú con el dios que las rige-, al menos observaron sin prejuicios la naturaleza y sacaron conclusiones muy válidas de los fenómenos que ocurrían a su alrededor y, de algunos de ellos, extrajeron conclusiones provechosas para toda la comunidad, como por ejemplo el fenómeno del ciclo de las estaciones, que permitió determinar la época en que debía realizarse la siembra.







2 comentarios:

  1. Bueno a mi me hablan de Mel Gibson y cartón lleno...ya no puedo opinar mas nada jajaja Muy bueno el comentario..a propósito..me podrían mandar esa foto de Mel???

    ResponderEliminar
  2. Gracias señora zarsusana por sus comentarios.
    todos aprendemos algo de galeano, lo del agua es generalizado, estoy de acuerdo con ud, y veo que esta de acuerdo con el uso de la pc. su visita me honra....digame donde le envio la foto..o se la llevo personalmente.. (quiero decirle que elegi la foto en que mel gibson esta -a mi entender- mas feo, para que no me haga competencia).
    saludos y un beso

    ResponderEliminar